Las Fiestas Las Costumbres Los Cantares

Nuestro Idioma

100 años/1000 recuerdos Tus Fotos Sanabria

"Aparte de su sangre, lo más valioso que un hombre puede dar de sí mismo es una lágrima"

ROBLEDA, nuestro Pueblo

Más bien poco se sabe de los orígenes de Robleda. Imaginemos pues que va de la mano del conjunto de la Comarca. Remontándonos al pasado más remoto, parece ser, solo parece ser, pues pocos datos concretos hay, que los primeros asentamientos producidos en Sanabria datan de los siglos III y IV antes de Cristo, de ellos dan cuenta los Castros (poblados fortificados rodeados de terraplenes, fosos o murallas) de difícil acceso, de origen Celta, descubiertos en varios puntos de la Comarca mediante estudios recogidos por Arroyo Esparza y Evaristo Gestoso, entre otros.
En lo concerniente a estos asentamientos deben destacarse: el Castro en Castellanos, el Cucurutu en Asturianos, el Castriello en Avedillo, los Castros en Castro, el Castriello en Doney, los Corralones y la Cigarrosa en Espadañedo, el Castro en Hermisende, Cuturuño en Lobeznos, As Muradellas y el Castrillón en Lubián, Castrello, Trabazos y el Castro en Palacios, la Alcubilla en Rábano, Castriello y el Castro en Ribadelago, la Plaza en Sampil, el Castro en San Román, Majada del Castillo en Sejas y el Castro en Terroso.
La cultura Celta se extiende por Galicia y Asturias con tendencias agricultoras y ganaderas. León no escapa de su expansión y por tanto podemos pensar que debido a proximidad, costumbres, dialecto, modo de trabajar la tierra, etc. descendemos de ellos.
Posteriormente hasta esta zona llegó la dominación romana sobre el siglo I a.d.C, que guerrea contra estos duros pobladores, fundando y estableciendo su cuartel general en Puebla y a su vez construyen calzadas, puentes y caminos que comienzan a unir Sanabria con otras zonas de Zamora como Toro y Benavente.
Visigodos y Musulmanes nos invaden igualmente y aportan su cultura. Puebla es una zona neurálgica en la Reconquista. La cristiandad se había extendido por toda España y como en cualquier lugar, Sanabria depende de diócesis ajenas y se divide en parroquias. No se libró, igualmente de las guerras entre reinos – León, Portugal – donde los señores feudales recibían su premio por la colaboración prestada, repartiéndose las tierras y obligando a los habitantes a abonar los impuestos que cada cual exigía. Esto, unido a que los religiosos establecidos en la zona igualmente generaban ingresos a costa de los más pobres, hace que el Rey Alfonso IX de León, que previamente había organizado la zona, política y militarmente, dada su frontera con Portugal, promulgue los Fueros de Sanabria, en un intento de frenar esos abusos, en 1220. Estos fueros, que efectivamente se dictan para favorecer al necesitado, contienen normas que los subyugan aún más si cabe. Por ello, Alfonso X El Sabio, modifica parte de esos fueros en 1273 de forma que, sin llegar a conseguir que el aldeano pueda generar demasiada riqueza, si cuando menos, elimina ciertas normas insidiosas.
Durante el siglo XIV Puebla y sus adyacentes pasan a ser propiedad de Juan de Alburquerque y su esposa. Esta lo dona posteriormente al conde Fernando de Castro. Durante el reinado de Pedro I es cedido a Rodríguez de Sanabria. La zona va pasando de mano en mano, de Conde en Conde (Los Ponce, Roderico, Rodrigo Pérez, Men Rodríguez, Diego Losada, Alonso Pimentel, etc.) que comparten las tierras con la Iglesia hasta la Desamortización de Mendizábal a finales del siglo XVIII.
La desamortización fue un largo proceso histórico, económico y social, iniciado en España a finales del siglo XVIII y cerrado ya muy entrado el siglo XX (16 de diciembre de 1924). Consistió en poner en el mercado, mediante subasta pública, las tierras y bienes no productivos propiedad de la Iglesia, órdenes religiosas y titulares nobiliarios que se habían hecho con ellos mediante pagos en especie de los propios Reyes. El fin principal de la desamortización era formar una clase media de ganaderos y labradores a los que se hacía propietarios y en definitiva a los que se les cobrarían impuestos por sus fincas adquiridas y por su riqueza.

De ROBLEDA en particular conocemos, según estudio publicado por la Comisión de Santa Ana (Robleda, oteando el pasado)


“Datos del archivo Parroquial: Iglesia de la Santa Cruz.
En el 1750, libro de Fábrica de Robleda, en la primera página se dice que la Iglesia y la Panera, se hallan muy estropeada y destrozada; no sabemos si se refiere a otra obra, o a la edificación actual.
En el año 1900, un sacerdote al enumerar las fincas propiedad de la Iglesia, dice que a cerca del origen de la misma, no hay constancia ni ningún dato, que aporte luz para conocer su asentamiento.
Consideramos que al ser una Iglesia, dependiente de Chaguaceda, no se haga mención en algunos documentos, puesto que se cita a Chaguaceda y sus anejos sin especificar. Tenemos en este sentido una iglesia matriz y barrios (Algo existente todavía en Galicia).
El Monasterio de San Martín de Castañeda la consideró, al ser originariamente dependiente de Chaguaceda, incluida en la donación del Rey Fernando II, a través del Caballero Pedro de Remesal en el 4 de marzo de 1167.
El Patrono, es la "Santa Cruz". Entre Paramio y Robleda hay un lugar con esta denominación, lo cual podemos pensar en un traslado porque sería mejor lugar, quizá origen de una Ermita en el campo, abierto en el antiguo paso a Galicia, para cruzar el Río Tera, entre el pueblo de Valdespino y la otra rivera. (El puente románico es del año 1111).
La devoción a la Santa Cruz, está en relación con la Ermita de Santo Toribio, del pueblo de Ferreros, dada la devoción que el Santo Obispo de Astorga, tenía a la Cruz, como poder para combatir toda clase de males. Por eso, la puerta de la Iglesia lleva las catorce letras que indican el conjuro contra la peste y contra todo maleficio diabólico, método para ahuyentar brujas y mal de ojo en algunas zonas rurales, muy en relación con la época del siglo XVII.
La Iglesia por su pequeño espacio indica que no es una parroquia, sino una Ermita, con atributos especiales para los fieles que se vieron acosados por los espíritus.
El topónimo de Robleda nos viene dado por la abundante vegetación de roble. Se ha de suponer que junto con Chaguaceda, es de la época de la repoblación demográfica, ocupando tierras y pagando impuesto al Monasterio y a los Reyes de León.
El pueblo de Chaguaceda, desaparece en casi su totalidad entre el año 1809 y 1813. En esta época, ya Robleda comienza a crecer, es de suponer por el aprovechamiento de sus prados y el aumento de fincas de cultivo de cereal para sus ganados.
Robleda es cabeza del Ayuntamiento de su mismo nombre al que se hallan agregados los pueblos de Cervantes, Ferreros, Paramio, San Juan de la Cuesta, Sampil, Triufé y Valdespino y los barrios de Lagarejos y La Gata. Linda con Paramio, Triufé, Sampil, Cervantes y Castellanos.


IGLESIA DE CHAGUACEDA
Según estudio publicado por la Comisión de Santa Ana (Robleda, oteando el pasado),

Datos del archivo Parroquial.
IGLESIA DE "CHAGUACEDA" La expresión CHAGUACEDA, tiene su origen el topónimo Chaguazo (expresión gallega, igual a carpazo), arbusto o planta baja de zona húmeda. Por esta expresión y teniendo cerca otro lugar en Orense, llamado Chaguazoso, podemos caer en la hipótesis de que sus repobladores eran gallegos, para ocupar zonas de fácil acceso a los moros, sin ser muy visibles dentro de un pequeño valle.
En el año 1167, el Abad Venerable, Martín, recibe dos donaciones del Caballero Pedro Remesal, estas son "San Esteban de Chaguaceda" y "Barrolino". El rey Fernando II, le había otorgado estos dos pueblos, "por los servicios prestados", es de suponer por su colaboración contra los moros.
En el año 1214, bajo el mandato del Abad Diego Rodríguez, el Monasterio recibe donaciones de heredad, y parte de las Iglesias de San Esteban y San Salvador de Barrolino, por lo cual sabemos que son dos pueblos contiguos, pero distintos.
La hipótesis de su desaparición (1809-1813), se puede barajar entre la peste y/o la guerra de los franceses, dado que muere mucha gente joven por año. Con motivo de una visita del Excmo. Sr. Obispo de Astorga, en el año 1743, a la Iglesia de San Amaro, en el pueblo de Triufé, se firma la visita en el lugar de Chaguaceda, iglesia matriz de Bárrolino, Sampil y Robleda. Su patrono es San Esteban, protomártir, cuya fiesta es el día 26 de diciembre.
En el año 1750, hay datos de que ya en Robleda, se cobran las primicias y se nombran Mayordomos, sin embargo en los libros Parroquiales, de Bautismo, Matrimonios y Defunciones, constan en el libro de Chaguaceda.
Se da por desaparecida documentación anterior por no constar el libro de Fábrica que tuvo que existir, pero si constan cuentas del año 1719, referente a las propiedades que la iglesia de Chaguaceda cobraba a través de su Párroco”


A finales del siglo XIX inicio del XX habitantes de Robleda emprenden un éxodo importante hacia Cuba, Argentina y Estados Unidos. Muchos de sus vecinos parten a buscar fortuna regresando años más tarde.
Otro éxodo, este más importante se produce en los años sesenta y setenta del pasado siglo hacia ciudades como Zamora, Bilbao, Sevilla, Huelva, Barcelona y en especial hacia Madrid. En ellas nuestros abuelos, padres y muchos de nosotros emprendemos una vida nueva. Hostelería y Servicios son nuestras ocupaciones principales.